Día Mundial del Agua y la importancia de su cuidado

Día Mundial del Agua y la importancia de su cuidado

El agua es un bien escaso y esencial para las personas, las ciudades, la agricultura, la industria y para el medioambiente en general. El acceso al agua es una de las bases para el desarrollo socioeconómico de las comunidades. Es uno de los elementos naturales más importantes en nuestra vida diaria, sin embargo, en el mundo 3 de cada 10 personas todavía carecen de acceso a agua potable.

El Día Mundial del Agua, que Naciones Unidas conmemora cada año desde 1993, se celebra este año bajo el lema ‘el valor del agua’. Con esta premisa, se trata de compartir y comprender el significado que el agua tiene para cada persona. Éste puede ser un significado económico, cultural o relacionado con el medioambiente, pero de lo que se trata es que todas las tradiciones o prácticas que giran en torno al agua tengan un mismo fin: el de la conservación y protección de un bien esencial.

Naciones Unidas advierte de que garantizar que haya agua para todos será una de las grandes problemáticas en las próximas décadas. El aumento de la población mundial y la amenaza del cambio climático pueden poner en peligro la disponibilidad de agua para satisfacer al mismo tiempo las necesidades humanas, agrícolas e industriales, mientras por otro lado se trata de proteger los ecosistemas naturales de donde se extrae este recurso.

Las consecuencias del calentamiento global son cada vez más evidentes y se han intensificado en los últimos años. Como ejemplos recientes tenemos el paso del temporal Filomena o el episodio de gota fría en Alicante el año pasado. Estos eventos, las lluvias torrenciales, las inundaciones o las grandes nevadas y, en el otro extremo, episodios graves de sequía, hacen que el agua sea cada vez más escasa, y su disponibilidad, menos previsible.

En 2050 la demanda mundial de agua crecerá un 30% por encima del nivel actual del uso del agua.
– La escasez de agua afecta a más del 40% de la población mundial.
– Se prevé que, en 2050, el 20% de la población mundial se encontrará en zonas en riesgo de inundación.
– A nivel mundial, más del 80% de las aguas residuales se vierten en ríos y océanos sin tratamiento.

De aquí a 2030…
Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) marcan la Agenda 2030 de Naciones Unidas, y el agua es un pilar fundamental en varios de ellos por su clara vinculación con el medioambiente, la salud y el desarrollo socioeconómico de las zonas más pobres del planeta.

Uno de los ODS está dedicado enteramente al agua, el número seis: “Agua limpia y saneamiento para todos”. Entre las metas marcadas de aquí a 2030 se encuentra garantizar el acceso universal al agua potable, así como a servicios de saneamiento adecuados, ya que 2.400 millones de personas en el mundo aún carecen de ellos. De aquí a 2030 también se pretende reducir la contaminación del agua, cuidando de los ecosistemas que dependen de él, y hacer un uso más eficiente de los recursos hídricos.

Fuente El Español

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *