El primer autobús escolar eléctrico de Alaska no se pierde ni un día de clase, incluso a 40ºC bajo cero

El primer autobús escolar eléctrico de Alaska no se pierde ni un día de clase, incluso a 40ºC bajo cero

A Gerald Blackard, copropietario de Tok Transportation, le gusta bromear diciendo que su autobús escolar eléctrico no ha perdido ni un solo día de clase.

Recorrió las rutas todos los días de clase del año pasado en el distrito escolar Alaska Gateway, con sede en Tok, incluidos aquellos en los que la temperatura descendió a casi 40ºC.

El autobús es el primer y hasta ahora único autobús escolar de Alaska que funciona con energía eléctrica. Está en su segundo año de servicio para el distrito escolar. Y con la previsión de que las temperaturas en el interior oriental desciendan de la noche a la mañana a 20ºC bajo cero, se pondrá a prueba de nuevo su capacidad para funcionar en el frío.

Lo que hemos comprobado es que el autobús se calienta bien. Mantuvo el interior a una temperatura normal.

Incluso con un poco de aislamiento en las baterías y cubriendo el compartimento del motor, para tratar de mantener todo el calor posible, seguíamos utilizando más energía para calentar el autobús que para conducirlo.

Gerald Blackard

Blackard afirma que calentar el autobús durante sus trayectos en esos días fríos agotó algo más de la mitad de la carga de la batería, mientras que conducir el autobús utilizó un poco más del 40%. Expresa esa supuesta eficiencia en términos similares a los de la economía de combustible de un vehículo de propulsión convencional.

El 27 de enero, tuvimos 38ºC bajo cero. La eficiencia del autobús ese día fue de 3,46 kilovatios por kilómetro. Y este otoño, en agosto-septiembre, estábamos funcionando entre 1,4 y 1,7 kilovatios por kilómetro.

Gerald Blackard

Blackhard dice que sus paneles de energía solar sólo generan la mitad de la electricidad necesaria para cargar las baterías del autobús, por lo que tiene que comprar el resto a la compañía eléctrica local. Está estudiando la posibilidad de añadir un banco de baterías al sistema de energía solar para cargar completamente el autobús sin el apoyo de la red.

Blackard pagó 50.000 dólares el año pasado para comprar el autobús de 400.000 dólares. Un programa administrado por la Autoridad de Energía de Alaska pagó el resto.

Blackard dijo que ha estado compartiendo los datos que ha recogido con la autoridad energética, así como con el Centro de Energía y Potencia de la Universidad de Alaska Fairbanks, Proterra, el fabricante de baterías con sede en Silicon Valley, y Thomas, el fabricante del autobús con sede en Carolina del Norte.

Blackard dijo que también está compartiendo sus datos con organizaciones sin ánimo de lucro operadas por habitantes de Alaska que comparten su entusiasmo por los vehículos eléctricos y la energía renovable.

Vía www.alaskapublic.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *