Los dos músculos que hay que ejercitar son la cabeza y el corazón

Es muy fácil seguir produciendo borregos, mientras la educación sea un privilegio y no un derecho.

Tenemos dos herramientas fundamentales que deberíamos desarrollar antes que cualquier cosa, para ponerlos al servicio del bien común.

Conocer y reconocer nuestras capacidades y talentos y estar dispuestos a ponerlos al servicio de a construcción de un mundo más justo, equitativo, responsable, empático y consciente.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *